El Museo del Doctor Spitzner

Las posibilidades del texto espectacular en la escritura teatral posmoderna, a partir de la adaptación de dos textos Las maravillas de la crónica negra y El museo de los monstruos de cera de Italo Calvino.

 

Desde París, cada cierto tiempo Italo Calvino envía al diario para el que colaboraba un artículo sobre una exposición insólita, con la que elaboraba una narración a través de series de objetos: antiguos mapamundis, figuras de cera, estampas populares y vestigios de culturas tribales,

 

Sus narraciones se centran en lo visible o en el acto mismo de ver (incluido el ver de la imaginación). Son historias insólitas que entre líneas dejan asomar la opinión de Italo Calvino y presentándose como observador que intenta describir y examinar lo que ve, que elige con cuidado objetos capaces de estimular una reflexión y que, con tal fin, se da una vuelta por museos y lugares de exposición parisinos. Un turista de la cultura que recorre con su mirada el espectáculo de la realidad elegida, pero que jamás se queda en ninguna, fiel a su vocación de curioso e inquieto comentarista de un universo visual: un coleccionista que selecciona, descompone y re-elabora en un esfuerzo por dar un sentido unitario a una realidad múltiple y dispersa.